Alimentos Afrodisíacos

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha querido disponer de sustancias con las que se pretende estimular el apetito sexual. Los afrodisíacos han recorrido un largo camino histórico en el que a veces, ha sido difícil separar el mito de la realidad.

HISTORIA

La primera mención escrita de los afrodisíacos procede de unos papiros egipcios del siglo XXIII antes de Cristo, es probable que el uso de filtros, pócimas de amor y ungüentos destinados a atraer al sexo opuesto se remontara a la prehistoria más lejana, como parece atestiguarlo la prevalencia de estos usos en muchas culturas.

Otras referencias antiguas a los afrodisiacos se encuentran en el Génesis, en el que se habla de la menta que esparcían sobre el lecho de los recién casados para potenciar su deseo, menta que usarían más tarde las strigae o brujas romanas para elaborar sus filtros de amor y mandrágoras. En una de las recetas se propone extender sobre cebollas y guisantes una mezcla de cardamomo con jengibre y canela, suplementos que todavía se utilizan a menudo como excitantes del libido.

Los antiguos griegos también hicieron amplio uso de estas “milagrosas sustancias”, entre ellas los mariscos y otros alimentos marinos que probablemente se relacionaban con el nacimiento de Afrodita en la fértil espuma del mar.

MITOLOGÍA

Existen diversas versiones mitológicas sobre Afrodita, la diosa griega de la que se deriva el calificativo afrodisiaco, También existen diversas narraciones al respecto en las diferentes culturas (sumeria, indoeuropea, fenicia, etrusca, romana, etc) pero la creencia general era que Afrodita podía hacer que cualquier hombre se enamorase de ella con solo poner sus ojos en él. Según la Teogonía de Hesíodo, Afrodita, diosa del amor, nació́ de la espuma del mar cerca de Pafos (Chipre), después de que Crono cortase a Urano, padre de Afrodita, los genitales con una hoz y los arrojase al mar. Hesíodo cuenta que alrededor de ellos surgió́ “una blanca espuma y en medio de ella nació́ una doncella”. Es el mismo mito de Venus, el nombre romano de Afrodita.

CIENCIA

El cerebro es nuestro órgano sexual por excelencia. Todos los pensamientos, sentimientos y sensaciones placenteras corporales están mediados por la actividad de algunas de nuestras neuronas. Todo ello tiene lugar a través de neurorreceptores, neurotransmisores o células nerviosas, principalmente sucede en el sistema límbico, porción cerebral muy primitiva similar en el hombre, el mono y los ratones. Los componentes químicos de nuestros alimentos u otras sustancias pueden afectar a esta compleja maquinaria.

COMPONENTES IMPORTANTES

La oxitocina es una hormona natural cuyo nombre significa nacimiento rápido, ya que tras su descubrimiento, en 1900, se dio a conocer su participación en la inducción del parto. Se produce en el cerebro, en el hipotálamo, baja la tensión, ayuda a la relajación y tiene un papel critico sobre nuestras emociones estimulando las conexiones personales y los sentimientos amorosos. Diversos alimentos como huevos, pollo, manzanas, plátanos, melón o semillas germinadas de trigo promueven su producción y la de otras sustancias que facilitan estados placenteros (serotonina, dopamina, noradrenalina, etc.)

¿existen alimentos capaces de estimular los deseos sexuales?

ALIMENTOS AFRODISÍACOS

Ajo: El ajo tiene gran poder nutritivo y es rico en contenido vitamínico (B y C), aportando también al organismo algunas proteínas. Pero su ingredientes vital es el aceite volátil que produce un penetrante aroma. Es probable que la etiqueta tónico afrodisiaco que ostenta el ajo se derive del hecho de ejercer en el cuerpo un notable efecto calentador. Se especula asimismo la posibilidad de que prevenga el envejecimiento prematuro y otras dolencias de tipo artrítico u reumático.

Almejas: Molusco lamelibranquio, marino, de concha con surcos concéntricos y carne comestible. Hay muchas culturas, como la norteamericana, que confían ciegamente en las propiedades afrodisiacas de las almejas. Fueron precisamente los trabajadores de las plataformas petrolíferas quienes llevaron esta moda hasta el Mar del Norte. Las almejas americanas aparecieron en el Reino unido alrededor de 1920, cuando las arrojaban desde los transatlánticos al puerto al finalizar las travesías. Las almejas europeas, al igual que las americanas, se comen crudas.

Anguila: Se puede comer cocinada o ahumada. Nace en el mar, vive en los ríos y lagos y vuelve al mar para desovar y morir.

Anís estrellado: Se trata de una especie asiática de frutos castaño grisáceo del arbusto «illicium verum», se seca en forma de estrella de ocho puntas y tiene un sabor parecido al regaliz. Debe usarse en cantidades moderadas, tanto en bebidas como en comidas.

Apio: Planta umbelífera comestible, de flores pequeñas y blancas. Contiene hormonas masculinas (feromonas) . Puede tomarse en infusión, en ensaladas, sopas, guisados, etc.

Arenque: Pez fisóstomo marino, parecido a las sardinas, pero de mayor tamaño. Es un potente afrodisiaco, según la cultura irlandesa. Además de excitantes son magníficos reconstituyentes.

Buccino: Caracoles marinos adultos. Lo adecuado para aprovechar sus propiedades es comerlos cuando son pequeños. En la edad adulta pierden sus efectos.

Canela: Segunda corteza del canelo, de color rojo amarillento muy agradable y aromática. Se usa fundamentalmente en postres, sin que ello prohíba utilizarlo en guisados y sopas. Es afrodisiaca, antiséptica, astringente y estimulante.

Cardamomo: Sus semillas son muy apreciadas en la cocina oriental, con ellas se elabora el curry y muchos adobos. El Kamasutra ofrece una receta afrodisiaca: mezclar el cardamomo con jengibre y canela. Extenderlo sobre cebolla y guisantes.

Caviar: Son las huevas del esturión: Tiene un gran contenido proteínico y es estimulante de los instintos sexuales.

Chocolate: Al consumir chocolate la producción de endorfinas aumenta y liberan la sensación de bienestar, placer y excitación en el ser humano.

Clavo: Capullo seco de la flor del clavero. Se usa como condimento. Es un ingrediente de algunas pócimas afrodisiacas.

Melocotón: Fruto consistente en una drupa aromática de forma esférica y color amarillento, piel delgada y pulpa jugosa adherida a un hueso rugoso. El melocotón esta asociado con el deseo y los instintos carnales. Los chinos representaban los genitales femeninos con el fruto y sus jugos con los efluvios vaginales.

Miel: Sustancia espesa, viscosa y muy dulce que elaboran las abejas. Al estar pre digerida por la abeja, la miel es rápidamente absorbida por el flujo sanguíneo. Dando sus efectos inmediatamente.

Ostras: Molusco marino lamelibranquio de valvas casi circulares y desiguales que vive adherida a las rocas y constituye el marisco comestible mas apreciado.

Salmón: Como afrodisiaco es más potente que la carne de vaca y sus efectos más inmediatos.

Trufas: Las trufas contienen las hormonas masculinas llamadas feromonas. Por lo cual se le atribuye efectos afrodisiacos.

Vainilla: Es un afrodisiaco de tono menor.

Vitamina E: Tiene unos efectos casi prodigiosos por lo que a la vida sexual se refiere y que además incrementa la producción hormonal. Vulgarmente se le conoce como la vitamina de la vitalidad. Son portadores de la vitamina E los aceites vegetales prensados en frio, las semillas, los frutos secos, los cereales, los huevos, la lechuga y el brécol.

Comida, sexo y amor son necesidades básicas naturales enlazadas entre sí.

Visita también: Revista Gastronómica de México.