Colorantes artificiales, podemos encontrarlos hoy en día prácticamente en la mayoría de los productos procesados, ¿Corremos riesgos al consumirlos?

Sus colores brillantes los vuelven atractivos tanto para adultos como para principalmente los niños.  Después de todo, ¿a quién no le hace sonreír un delicioso platillo gourmet de variados y provocativos colores? o ¿Cuándo se ha visto a un niño rechazar una bolsa de dulces de colores irreales?

Sin embargo estos colores no son para nada naturales, y los snacks que ves a diario portándolos muchas veces ni siquiera tienen color por si mismos, es entonces cuando la industria hace uso de los colorantes artificiales.

A simple vista pueden parecer inofensivos pero la realidad es que en muchos países una gran cantidad de colorantes están prohibidos. Estados Unidos y gran parte de Latinoamérica por otro lado poseen una regulación bastante pobre en este aspecto.

Unos son particularmente más dañinos que otros por lo que te hemos hecho un listado de los más peligrosos para la salud, para que los tengas a consideración antes de consumirlos por error al consumir algún alimento procesado.

Los 5 colorantes más peligrosos para la salud:

1. Rojo # 40

Lamentablemente este es uno de los colorantes más utilizados en la industria alimentaria, podemos encontrarlo en gomitas, chicles, caramelo macizo solo por mencionar algunos.

Es uno de los colorantes comestibles más peligrosos debido a sus conocidas propiedades cancerígenas. Recomendamos no consumirlo en alimentos, más muchas veces es inevitable ingerirlo cuando tomamos alguna medicina pues muchos medicamentos líquidos lo contienen, especialmente aquellos elaborados particularmente para niños, a pesar de que es una sustancia que abiertamente fue declarada dañina para el ADN.

En caso de consumirlo la recomendación máxima es de apenas 7 mg por cada kg de peso corporal.

colorantes artificiales

2. Azul # 1

No solo se encuentra en productos de dulcería sino que esta es la misma sustancia con la que se pintan algunas clases de jeans, puedes incluso comprobar que con el uso muchos de ellos dejan marcas de este color sobre tu piel.

Aquellas manchas, restos del azul # 1 se filtran por tu piel, y a diferencia de algunos otros tipos de colorantes artificiales, éste sobrepasa la barrera de la sangre y puede alcanzar al cerebro.

El peligro que este presenta es interrumpir el correcto funcionamiento de las células nerviosas y contribuir a la aparición de cáncer, daño cromosómico y reacciones alérgicas severas.

Cientos de marcas de dulces, postres y productos de higiene dental lo contienen, incluso aquellos que no son de color azul pues lo utilizan para hacer mezclas precisas de colores.

La ingesta máxima recomendada es de unos escasos 12 mg por cada kg de peso corporal.

3. Amarillo# 5

Este colorante artificial suele acompañar a las frituras saladas con falso sabor a queso tanto como algunos productos cárnicos como las piezas de pollo con un color amarillo artificial que dista mucho de su color blanco orgánico.

Entre sus repercusiones a la salud encontramos infertilidad, daños al sistema reproductivo,  severas alergias y disminución en la absorción de zinc lo que presenta hiperactividad y síntomas similares al TDAH.

En la industria alimenticia no solo se encuentra en los productos amarillos pues suele mezclarse con el azul # 1 para producir el color verde. Su uso no se restringe únicamente al sector alimenticio, ya que hay también un gran numero de medicamentos, vitaminas y antiácidos que lo contienen.

La ingesta máxima recomendada es de 5 mg por cada kg de peso corporal, aunque muchos productos populares en el mercado sobrepasan por mucho esta cantidad.

4. Amarillo# 6

Este colorante artificial es detonante de alergias y la causa común de ataques agudos de asma. Aun no está confirmado científicamente pero se ha estudiado que puede producir daños testiculares y tumores suprarrenales.

Lo que si esta científicamente comprobado es que los niños con síndrome TDAH presentan una notable mejoría en sus síntomas cuando se les restringe este colorante de sus dietas.

La ingesta máxima recomendada es de tan sólo 3,75 mg por cada kilogramo de peso corporal, menor a los otros pues representa mas peligros para el organismo.

5. Colorante de caramelo

El color natural del caramelo elaborado con azucar de caña presenta una agradable tonalidad café brillante, sin embargo lamentablemente muchos de los productos procesados que adquieren un color similar utilizan en realidad colorantes artificiales.

Podemos encontrar este colorante mayormente en productos como refrescos, salsas de soya, cervezas de malta y diversas carnes pre-cocinadas.

Si bien este colorante por sí mismo no es tan dañino como los otros, al combinarlo con amoniaco puede desarrollar propiedades cancerígenas, parecería improbable que esto sucediera pero el amoniaco se encuentra en bastantes productos alimenticios entre los que encontramos frutas como la manzana, carnes como la de pollo, solo por mencionar algunos. La ingesta máxima recomendada no debe superar los 200 mg por kilogramo de peso corporal.

¿Cómo podemos protegernos de los colorantes?

La FDA ha publicado una lista de recomendaciones para los consumidores, es accesible para prácticamente cualquier persona que la busque en internet, es verdaderamente increíble según sus análisis que un niño promedio ingiere alrededor de 60 mg por cada kilogramo de peso corporal de colorantes al día. Aunque esto pueda parecer poco, su consumo constante presenta una mayor posibilidad de sufrir patologías relacionadas a los colorantes artificiales.

Como regla básica te recomendamos en lo mas posible evitar productos procesados, preferir las carnes orgánicas sobre las genéricas al igual que las frutas y verduras.

En caso de querer pintar algún alimento, puedes optar por productos naturales saludables que muchas veces terminan aportando un extra de vitaminas y minerales a tus platillos.

Podemos utilizar para colorear los alimentos de forma natural:

Amarillo: Para alcanzar este color podemos utilizar curcuma en polvo, es fácil de conseguir en el supermercado, solo necesitas aproximadamente 1gr claro que si quieres un color mas potente puedes agregar mas sin temor a que altere su sabor principal.

Verde: Espinacas, espirulina o matcha, utilizadas muchas veces para pintar pastas dándoles una tonalidad agradable a la vista que te recuerda lo saludable así como en pasteles que actualmente están en tendencia.

Azul: Espirulina azul o mora azul, les aporta principalmente a los postres un hermoso color vivo muy similar al artificial pero este a su ves aporta mas beneficios que perjuicios.

Rojo o Rosado: Jugo de betabel o jamaica, este puede alterar ligeramente el sabor principal pero les aporta una nota interesante a los platillos, este se utiliza tanto en repostería para preparar pasteles como el red velvet como en la cocina salada para lograr el mole rosa.

Negro: Carbón activado o tinta de calamar, el primero es utilizado en la repostería principalmente en preparaciones inspiradas en las celebraciones de octubre y el segundo puede utilizarse tanto en panadería como en la cocina salada, entre los platillos podemos encontrar los pulpos en su tinta.

Violeta: Frambuesas o grosellas, una deliciosa fruta que aporta un color elegante, pueden prepararse los clásicos pasteles como también modernas salsas que acompañen alguna carne.

Café: Cocoa o chocolate, puede que este sea de los más básicos colores, pero si lo piensas, además de darles uno de los sabores mas ricos en la cocina dulce también alcanzas ese color básico que puedes adornar con múltiples cosas, entre ellas flores comestibles.

Caramelo: Caramelo, simple pero eficaz, calienta azucar con agua hasta lograr su elegante sabor, puedes agregarle mantequilla y un poco de crema de leche para que sea más fácil de manejar sobre postres o en adición a preparaciones de la cocina salada.

Hay veces que por comodidad utilizamos este tipo de colorantes en alguna receta que quizá solo preparemos una vez, si ese es el caso no tendremos un gran daño al consumirlos poco si mantenemos en general un estilo de vida saludable, pero siempre es bueno estar informado antes de añadir ingredientes a nuestros platillos.

Otros Artículos: