Comiendo como invitado de la boda de Frida y Diego en pleno Coyoacán

En esta ocasión visitamos el nuevo espacio culinario Frida, ubicado en el barrio colonial de Coyoacán, con una excelente propuesta en la cocina, además el mismo complejo cuenta con una galería donde se presentan diversas exposiciones de artistas contemporáneos.

Nuestra visita fue para probar el menú Con sabor a pueblo y un toque burgués inspirado en la boda de los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera. Preparado por la de la gran cocinera Mónica Lazcano, nadie mejor que ella ya que la pasión que siente por la cocina mexicana se igualan a la vida de la famosa pintora.

 

Este repertorio de la gastronomía de México estaba conformado de seis tiempos, el primero, una crema de ostión con un toque de ajo asado que resaltaba en el paladar, este fue maridado con un chenin blanc de la bodega mexicana Valle de Tintos, un vino blanco de notas frutales, florares y con una acidez fresca que invitaba a dar un bocado más.

En el segundo tiempo unos Indios vestidos sobre seducción en rojo y baño de dulce abundancia, consistía en arroz blanco con plátano macho y chiles rellenos que nos transporto a la infancia cuando nuestra abuela calentaba las cazuelas en la cocina. En este caso el platillo quedó muy bien acompañado  con el ensamble de malbec y shiraz de la casa vinícola Los Cedros,  un vino rosado joven con notas a frutos rojos frescos.

Posteriormente probamos el mole ancestral, uno de nuestros favoritos por cierto, hecho a base de exquisitas hormigas chicatanas, ingrediente prehispánico de temporada de lluvias, que bañaba unas tortitas de huauzontle y queso de cabra. El platillo estaba perfectamente integrado pero resaltando el sabor característico de las chicatanas. De cuarto tiempo se sirvió un pozole típico mexicano muy bien preparado.

El quinto tiempo consistió en un mole oaxaqueño, uno de los platillos más característico de la tierra de Porfirio Díaz, hecho a base chiles pasilla, chihuacle y mulato. La carne de esta receta era un magret de pato muy suave y con mucho sabor.

A pesar de todo lo que habíamos comido, aun teníamos espacio para el postre, un flan, simple pero exquisito. Cada uno de los platillos fueron decorados con flores comestibles que le daban un aire de pintura comestible.

Por último, y como digestivo tuvimos la oportunidad de probar el licor Xila, que se obtiene de una maceración de mezcal con chiles, especias y piña.

 

Los invitamos a este recorrido gastronómico, que se estará presentando por una temporada en este nuevo espacio, donde además pueden aprovechar para visitar las exhibiciones de arte que se presentan en la galería.

INFORMACIÓN IMPORTANTE:

Ubicación: Calle Salvador Novo 8, Barrio Santa Catarina, Del. Coyoacán, CDMX, Dentro del Centro del Patrimonio.

Horarios:

Martes a Sábado de 8:00 a 23:00

Domingos de 8:00 a 21:00

Teléfono: 01 55 5554 4441

Más información en: http://restaurantefrida.com

Visita también: Revista Gastronómica de México.i