Las flores no sólo sirven para decorar tu jardín o adornar el interior de tu casa, conoce las Flores Comestibles que llenarán de vida tus platillos.

Desde tiempos inmemorables y en muchas partes del mundo las flores se han utilizado como comida. En China, Brasil, México, Grecia y Estados Unidos ya forma parte del menú, y nuestro país también se une a la lista de naciones que las utilizan en la última moda de cocina vanguardista.

Anteriormente, las flores estaban  destinadas exclusivamente para los paladares más selectos, pero hoy en día cada vez se está introduciendo más en la cultura gastronómica popular. Además, no sólo es un signo de distinción y de elegancia culinaria también son muy nutritivas, pues los pétalos poseen muchas vitaminas (A, B, C, D, B12…), proteínas, minerales y aminoácidos que favorecen nuestro organismo.

En las culturas orientales, como la china o la japonesa, la hindú o la griega ya está incorporado desde hace siglos su consumo ¡Atrévete a innovar tu alimentación e introduce un sabor inusual y fresco en tu paladar!

Tipos de flores para comer:

Existen infinidad de tipos comestibles: rosa, flores amarillas de calabaza, geranios, claveles, pensamientos, violas, amapolas, orquídeas, crisantemos… y podríamos decir que existen casi 250 especies por las que puedes optar para tu dieta gastronómica. Como idea puedes introducirlas en las bebidas como el té o el vino o incluso, en los entrantes ligeros, como ensaladas o pétalos en los postres, como en tartas.

 

  • La rosa. De esta especie se suelen aprovechar los pétalos que además, se emplean para perfumar guisos. Éstas además aportarán una sensualidad especial a cada plato.

     

  • La flor de calabaza. Se utiliza mucho en la cocina mexicana y se caracterizan por tener un sabor suave y dulzón. Se pueden hacer tanto cocinadas como crudas, acompañadas con guarniciones y con todo tipo de comida, tanto carne como pescado.

     

  • El pensamiento. Esta elegante especie puede ir tanto en comidas dulces como saladas. Queda muy bien para decorarla en galletas o tartas y además, de en infusión.

     

  • La caléndula. Esta anaranjada y amarillenta flor es perfecta para acompañarla en arroces, tortillas, ensaladas y para la presentación de canapés. También sirve para aromatizar.

     

  • La orquídea. Dan un toque muy especial a los platos y los postres.

     

     El geranio. Ideal para postres, pasteles y bebidas o como guarnición.
  • La amapola. Su pétalos se pueden cocer o poner en ensaladas. Sus semillas son muy apreciadas en las panaderías.

     

  • El crisantemo. En la cultura japonesa, tiene un lugar de honor y en Oriente Medio.

     

  • El azahar. Es muy recurrido en postres, como bizcochos y magdalena.  Además, el agua de azahar también se suele mezclar con miel.

     

  • La lavanda. El delicioso olor de la lavanda es muy utilizado tanto para lavar la ropa como para endulzar las comidas, o incluirlas en las infusiones, dulces o helados.

    No obstante, no debemos emocionarnos y lanzarnos a ingerir cualquier flor que encontremos en la naturaleza. Algunas puede ser tóxicas y si las sacas de una floristería cuida de que no queden restos de pesticidas, fertilizantes o productos químicos. Vigila su procedencia. Toma nota de algunas perjudiciales para tu salud: azafrán de otoño, azalea, hiedra, flor del tabaco, lantana, adelfa, lirio

Visita también: Revista Gastronómica de México.