En México la mayor parte de la población es amante del chocolate, un producto originario de Latinoamérica que desde la época prehispánica ha tenido un muy profundo significado cultural en nosotros, tanto así era que por muchos años en la época antigua fue utilizado como moneda y era consumido únicamente por las clases mas nobles.

ASCHOCO una asociación muy importante que lleva 83 años vigente en este sector se ha propuesto emprender una campaña cultural y educativa en conjunto con empresas afiliadas a la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates y la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, que será dirigida tanto para los fieles amantes de los productos del cacao como para la población que quiera adentrarse por primera vez en la cultura de este ingrediente tan importante.

En México bien es sabido que valoramos las festividades y ahora podrá celebrarse el amor por el chocolate a partir de este año, cada 2 de septiembre de manera oficial siendo nombrado el Día Nacional del Cacao y el Chocolate en México.

ASCHOCO inicio esta celebración oficial el 29, 30 y 31 de agosto en el World Trade Center de la ciudad de México, dentro de un evento ya consolidado que lleva por nombre SALÓN CHOCOLATE, el cual congrega a diferentes actores de la industria, incluyendo cerca de 120 productores y fabricantes de chocolate de la República Mexicana, quienes mostraron al público la cultura, elaboración, tendencias, consumo, e innovación alrededor de estos productos.

 

En este evento se comenzó a utilizar el Hashtag #TierraDelChocolateMX que se utilizará en esta campaña para compartir en los medios digitales toda la información de eventos y experiencias para el público, aunque para conocer con anterioridad estos eventos pueden buscarse en Facebook y Twitter desde la pagina ASCHOCO AC.

Con esta campaña se espera que de igual forma sus beneficios se vean reflejados en el área agrícola, impulsando la presencia del cultivo del cacao en el mercado nacional e internacional, ante escenarios desfavorables que rodean a esta industria y que ponen en peligro su presencia en nuestro país, además de apoyar el trabajo de los agricultores del cacao en México.

 

Actualmente nuestra industria enfrenta importantes retos como son la baja producción del cacao en México, para 2016 se satisfacía 41.22 % de los requerimientos nacionales con producción interna de cacao, situación que no ha cambiado mucho en la actualidad, lo que establece una dependencia de importaciones proveniente de Ecuador, Costa de Marfil, República Dominicana, Colombia y Ghana.

En nuestro país, Tabasco es el principal Estado productor de cacao al contribuir con 68.8% de la producción nacional, seguido por Chiapas con 31.1%, mientras Guerrero, Oaxaca y Veracruz cuentan con condiciones óptimas para su plantación, pero lamentablemente no representan una porción significativa de la producción las cuales esperan poder impulsar mediante esta campaña.

México es de los pocos países con las condiciones propicias para cultivar cacao; pese a ello, hoy en día ocupamos el decimotercer lugar en producción a nivel mundial con 28,363 toneladas, de acuerdo al SIAP (Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera).

 

Mientras países como Brasil registran un consumo anual de 1.6 kg per cápita al año y naciones como Suiza 11.9 Kg, en México apenas alcanzamos 750 g. al año, lo que nos lleva a replantearnos la gran necesidad de impulsar el consumo nacional de este producto y seguir proponiendo mejores prácticas en la industria en favor de todos.

Hay que recordar que consumir una o dos onzas al día le hará bien tanto para nuestro cuerpo como para las papilas gustativas pues es un producto que, incluido con moderación en la dieta otorga beneficios a la salud como son estimular el sistema nervioso central, reducir el colesterol, favorecer la circulación sanguínea, actuando además como un antidepresivo al estimula el cerebro, aminorar la fatiga, entre otros, como lo señalan diversos estudios de universidades médicas.

 

El chocolate en México forma parte de nuestra gastronomía no solo como un postre, sino que en cada región se aplica o se utiliza de diferentes formas en la preparación de platillos y bebidas lo cual siempre resulta una experiencia interesante y enriquecedora pues no hay que olvidar que el cacao tuvo su origen en nuestras tierras.

Otros Artículos: