Considerada como patrimonio de la humanidad por la UNESCO, es una valiosa herencia cultural que representa mucho mas que una forma de comer en esa región específica.

 

Es un estilo de vida que abarca diferentes puntos como lo es la forma de cocinar, rica y saludable, las recetas tradicionales, celebraciones, costumbres, productos típicos y actividades como la agricultura y la pesca.

 

Esta dieta abarca la región del mediterráneo, incluyendo las regiones de Francia, España y el sur de Italia. Sin embargo, un estudio realizado por el epidemiólogo Leland G, Albaugh estudio el modo de vida de los habitantes de la isla de Creta, concluyendo que la más saludable de las cocinas del mediterráneo es la de Grecia.

 

 

Llevar este estilo de alimentación con regularidad aporta múltiples beneficios como disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, diabetes, hipertensión, cáncer y parkinson. Mejora la función cognitiva, aporta antioxidantes al cuerpo y reduce el consumo de conservadores y químicos.

 

Para lograrlo se deben seguir las siguientes recomendaciones:

 

 

·         Evita productos industrializados: Embutidos, comidas congeladas y prefabricadas están fuera de esta dieta, pues solo consumen productos naturales y de temporada; principalmente de origen vegetal y lácteos bajos en grasa como lo son el cottage y el ricotta.

 

 

·         Consumo de pescado frecuente: Por lo menos dos veces por semana, ya que es fuente de proteínas y grasas buenas como el Omega 3 que actúa como antinflamatorio ayudando a dolores en las articulaciones, aumenta el colesterol bueno y disminuye el malo además de prevenir enfermedades cardiacas. Esta proteína se prefiere sobre el pollo y la carne de res.

 

 

·         Incorporar aceite de oliva a la dieta: Rico en grasas buenas para el corazón ayuda a controlar el colesterol y previene enfermedades cardiovasculares. Se recomienda no calentarlo para no cambiar su estructura, se puede colocar para aliñar el sabor de los platillos procurando no exceder el consumo de dos cucharadas al día.

 

 

·         Frutos secos como botana: Se suelen hacer colaciones entre comidas de frutos secos como cacahuates, nueces, almendras y avellanas las cuales aportan grasas buenas y fibra que te hacen sentir satisfecho hasta la siguiente comida. Se recomienda que la porción sea del tamaño de un puño.

 

 

·         Frutas y verduras en los platillos: Aumentar su consumo es un punto muy importante de esta dieta ya que aportan fibra, vitaminas y minerales para el organismo causando mayor sensación de saciedad y favoreciendo la perdida de peso.

 

 

·         Beber vino: El vino tinto contiene antioxidantes y polifenoles como el resveratrol; Esta demostrado que ayuda a la salud del corazón, debe beberse con moderación sin exceder una copa al día.

A la par de esta dieta se recomiendan actividades que te mantengan activo para realizar un poco de ejercicio al día como lo hacen los habitantes de esta región, lo que puede ser caminatas al aire libre, natación o realizar un pequeño huerto en el que puedas cultivar tus alimentos. 

 

 

Otros Artículos: