El Lambrusco es sin duda el vino italiano que poco a poco se ha dado a conocer en diferentes países.

Excelente para principiantes del mundo del vino, es una opción que no puedes dejar de probar. En esta ocasión te contamos su historia y como maridarlo.

Origen y desarrollo

Lambrusco es el nombre que recibe tanto el tipo de uva tinta como el vino italiano.  Esta es originaria de cuatro zonas situadas en : Emilia-Romaña y Lombardía, situadas principalmente alrededor de las provincias centrales de Modena, Parma, Reggio nell’Emilia y Mantova.

Esta variedad se usa desde la industria vitivinícola desde tiempos antiguos, se han encontrado evidencias arqueológicas de que los etruscos cultivaban esta variedad.

En la época romana, era apreciada por la productividad y alto rendimiento.

Fue introducida en Argentina por los primeros salesianos que llegaron a Mendoza, más precisamente en la zona de Rodeo del Medio.

La región con una tradición más antigua relacionada a la elaboración de Lambrusco es Modena, donde también se ubican los vinos más famosos.

Las técnicas de producción y conservación han ido evolucionando con los años, en los inicios se utilizaba una técnica similar a la del champagne con segunda fermentación en botella, pero desde la década de 1960 se optó por el método Charmat-Martinotti. Este sistema de elaboración incluye una primera fermentación del mosto para que produzca alcohol y una segunda fermentación del vino en un gran depósito de acero donde se generan las típicas burbujas, seguida de un embotellamiento a presión.

Se pueden elaborar vinos dulces o secos, espumosos o tranquilos, para añejar o para tomarlos jóvenes.

Los vinos más valorados son los tintos espumosos pensados para beberse jóvenes. Proceden de una de las ocho regiones de Lambrusco que tienen “Denominación de origen controlada” (DOC): Colli di Parma Lambrusco, Lambrusco Grasparossa Castelvetro, Lambrusco di Sorbara, Lambrusco Salamino di Santa Croce, Reggiano Lambrusco, Colli di Scandiano e Canossa, Lambrusco, Modena Lambrusco, y Lambrusco Mantovano.

Durante la década de 1970 y 1980, el Lambrusco dulce fue el vino importado más vendido en Estados Unidos. En esa época, también se producía lambrusco blanco y rosado acortando el período de contacto de los hollejos de la uva con el mosto.

A finales del siglo XX, los ampelógrafos habían identificado más de 60 variedades de Lambrusco repartidas por toda Italia, incluyendo Piamonte, Sicilia y el Veneto. La variedad más plantada es el Lambrusco Salamino.

Lambrusco se hizo muy popular en los Estados Unidos a finales de los años 1970 y 1980, alcanzando un máximo de más de 13 millones de cajas exportadas al país en 1985. El vino se caracteriza por altos sabores de acidez y bayas. Muchos de los vinos que ahora se exportan a los Estados Unidos incluyen una mezcla de Lambruscos de las diferentes DOC y se venden bajo la Indicación Geográfica Típica (IGT) designación Emilia.

Villa Azur

Maridaje

En el maridaje como en el baile la sincronía lo es todo, por eso elegir la mejor pareja nos puede llevar a un deleite gastronómico. En esta danza armónica entre la comida y el vino lo más importante es lograr que tanto las sensaciones de la bebida como los de la comida lleguen a su mayor expresión; es decir, ya sea que decidas un maridaje por contraste o por similitud, algo que debemos tener en cuenta es que ninguno de los dos debe opacar al otro.

Algunas recomendaciones de maridaje para el Lambrusco son las siguientes:

Pizza de jamón y queso mozzarella

Este vino es ideal para los quesos suaves como el mozzarella, con agradables toques a frutos rojos como la cereza, su delicada acidez y suavidad ayudan a resaltar el sabor de las salsas a base de tomate.

Pizza de carnes

Para aquellas que son preparadas con diferentes tipos de carnes te recomendamos un lambrusco tinto, vibrante y aromático; así el sabor de la carne no opacará el vino, en cambio sentirás que ambos que se complementan a la perfección. Su buena acidez por otra parte ayuda a contrastar el contenido graso del queso.

Pasta con salsa de mariscos

Para un plato ligero como este lo mejor es un lambrusco blanco fresco y refrescante que ayude a resaltar el sabor de la comida de mar. Este espumante fácil de tomar, es la compañía perfecta.

Espagueti con salsa a la boloñesa

Un lambrusco tinto nos regalara una diversidad de sabores que resaltaran el sabor de las especias en la salsa y complementaran de forma excelente las carnes utilizadas en la preparación.

Esperamos puedas degustar pronto este vino joven que te aseguramos es delicioso.

Otros Artículos: