Llegó el momento de la Rosca de Reyes.

¿Cuántas personas a la hora de comer lo primero en lo que pensamos es en llegar al postre?

La rosca o el roscón de Reyes nació en Francia durante el reinado de Luis XV, lo curioso es que su composición permanece inalterable con el paso de los años; cuenta la historia que el rey invitó a otros monarcas a cenar, pidió que le hicieran un postre especial que resultó ser este dulce con sorpresa, aunque otras teorías dicen es una costumbre romana que la Iglesia unió a la celebración de la Epifanía, además de ser una tradición que viajó de España a América en el Virreinato.

Se dice que el pan, hoy conocido como rosca, era comido durante las celebraciones de invierno en Palestina en el Medio Oriente y que en Grecia se relacionaba con el Rey Saturno, creador del Universo. Según los investigadores franceses Beauviala y Vielfaure, la costumbre de esconder un objeto en los panes se dio en el siglo XI, en la población de Besançon, a 387 kilómetros al sureste de París, cuando los canónicos del lugar acostumbraban echar la suerte de su futuro al esconder en un pan una pequeña pieza de plata; esta costumbre fue adoptada por otros sectores religiosos; tiempo después se generalizó entre la población laica con ciertas modificaciones: el pan se convirtió en torta o bollo y la pieza de plata, en pieza de oro entre los ricos, y en haba entre las familias pobres, no obstante, los suertudos eran los esclavos, pues al que le saliera una podía convertirse en rey por un día.

La rosca de reyes a través de la historia se estacionó en varios países.

En México existen diversas opiniones acerca de la rosca de reyes: Una considera que la forma oval o anular representa al movimiento de traslación anual del sol y que el muñequito, que hasta hace no mucho era de porcelana y que por motivos comerciales se ha multiplicado, simboliza al Niño Jesús, en su advocación de Dios Sol, otra, mencionan que su forma en los comienzos, redonda y ahora oval, es una representación del cielo.

En México, la rosca se decora principalmente con 2 ingredientes: acitrón, que desde hace muchos años ya no se considera debido a que este valioso ingrediente se encuentra a punto de desaparecer, proviene de la biznaga, una planta endémica del centro y sur de México, y ate aunque hoy en día muchas personas lo sustituyen de manera elegante, puede decorarse de igual forma con azúcar, higos y algunas veces con cerezas; su versión francesa es la famosa galette des rois a base de almendra, y en Lousiana, Estados Unidos, existe el king’s bread heredado de los franceses, que es una base de pan danés, azúcar y canela. El roscón, como se le conoce en Europa, sugiere una corona real con ornamentos que simbolizan joyas y puede estar rellena de crema pastelera, queso o demás inventos.

Hay otras roscas gourmet como las rellenas de crema de almendras, y de ahí llegamos hasta las orgánicas, con ingredientes obviamente certificados que van desde las naturales, hasta las roscas rellenas de té verde, vainilla o crema muselina de chocolate amargo, y para salir un poco más de lo convencional, existen roscas con relleno de mazapán o crema de avellana.

Gracias a la sofisticación culinaria y la exploración de la repostería, este postre tradicional ha llevado a transformarse en una innumerable variedad de nuevas recetas; este factor en comunión con la tradición familiar antiquísima que representa este pan, resulta en los estímulos perfectos para no dejar pasar esta temporada sin saborear la rosca de reyes.