Un sabor que conquisto tanto a los Estados Unidos como a Canada y se está abriendo paso en nuestro país con esta particular mezcla de especias que atrapa a la perfección los encantos del otoño.

El inicio de su historia comenzó cuando los primeros colonos ingleses llegaron a Norteamérica, padecieron hambre y frio durante su primer invierno, fue gracias a los nativos americanos que pudieron salvar su vida, recibiendo de los nativos productos de aquella nueva tierra.

Entre ellos estaba la calabaza, esta se servía rostizada o hervida según las costumbres de los nativos, sin embargo, no fue de mucho agrado de los colonos quienes estaban acostumbrados a sabores más especiados, por lo que optaron mezclar ese extraño fruto con leche, miel y algunas especias para darle un mejor sabor.

 

Se puede decir que este fue el primer ancestro de lo que sería posteriormente el pumpkin pie o pay de calabaza. Años después fue el famoso chef francés François Pierre de la Varenne en su libro Le vrai cuisinier françois (El verdadero cocinero francés) en 1651 quien haría su versión de este platillo. Los ingleses tomaron esta receta un tanto más perfeccionada y comenzaron a reproducirla. El platillo debido a su popularidad terminó regresando a América, pero fue hasta 1796 cuando se volvió esencial en las mesas durante el otoño.

En nuestros tiempos podemos celebrar felizmente al otoño, la época con el equilibrio perfecto de temperatura, el fin de las lluvias, sacar del ropero nuestros sweaters favoritos y de entre todas esas maravillas un elemento que destaca sin dificultad todos los sabores de esta época del años es el famoso pumpkin spice. Ahora te contaremos qué es y todo lo que necesitas saber de este inconfundible sabor.

 

El “pumpkin spice” no lleva calabaza en su composición, este tomo su nombre debido a que es la mezcla de especias utilizada para elaborar el pay de calabaza utilizado para celebrar el Dia de Gracias, pero su uso se ha diversificado enormemente.
Se compone de canela, clavo, jengibre, nuez moscada y pimienta gorda; Su sabor generalmente es muy suave aunque inconfundible. Para elaborarla basta con mezclar estas especias después de haber sido previamente molidas, en las proporciones deseadas. Si la haces en casa puedes personalizarla; la fórmula básica es por cada parte de nuez moscada y jengibre añadas cuatro de canela y media de clavo y pimienta, pero como mencionamos puedes experimentar con ella hasta encontrar tu versión favorita.

 

La fiebre de este sabor ha dado origen a una variedad extensa de productos entre los que encontramos galletas, crema para café, dulces, pasteles, barras energéticas, cereal, yogurth, licores, té, palomitas, cápsulas de café, helados, mezcla de hot cakes, mieles, polvo de proteína sin olvidar, claro, el famoso Pumpkin Spice Latte de las cafeterías.
No esperes para disfrutar todo lo que el particular sabor del pumpkin spice nos ofrece, lo importante es vivir al máximo los sabores de la época.