El Marron Glacé es un dulce artesanal elaborado a base de castañas confitadas y glaseadas. Su sabor delicado y dulce, sumado a su suave textura lo convierten en una fina golosina.

El Marron Glacé es un postre muy común en la gastronomía Francesa e italiana; fue hasta el año 1980 que España y Portugal comenzaron a incursionar  en este mercado, obteniendo productos de muy buena calidad.

El origen del Marron Glacé se remonta a la antigüedad en el poblado Lyon, Francia; cuando se comenzaron a conservar diferentes alimentos en miel o almíbar para tener suficientes alimentos para sobrevivir a el frió invierno. En el siglo XIX Francia elevó la producción de marron  a niveles industriales y posteriormente Italia adoptó y perfeccionó la técnica.

Su precio suele ser un poco elevado ya que es considerado un producto de lujo debido a su cuidadoso proceso de selección y preparación.

Para elaborar el Marron Glacé  se emplean: castañas, azúcar, agua, vainilla y en veces canela o anís; algunas casas productoras maceran en brandy los marrons para darles un sabor más interesante.

Como primer paso se deben de extraer las castañas de su coraza de espinas, después las castañas pasan por un proceso de selección y pelado, una vez que están limpias se cocinan y se sumergen en almíbar por aproximadamente 24 horas; por ultimo se glasean y se les da un golpe de calor en el horno para endurecer un poco el glaseado. Para evitar que los marrons se magullen o se desmoronen cada uno se envuelve por separado.

En México el consumo de Marron Glacé va en aumento, estos se pueden encontrar en diferentes tiendas gourmet y en algunos supermercados pero hay quienes prefieren elaborarlos en casa.

Les compartimos un resumen de su elaboración:

Visita también: Revista Gastronómica de México.