Un plato ideal para enamorar; es liviano, esponjoso y se marida perfecto con una copa de vino blanco.
Tiempo: 30 min  –  Dificultad: Media  –  Porciones: 2
Receta por Vanessa Hernandez

 
Ingredientes:
3 claras de huevo a punto de nieve
2 yemas de huevo
2 cucharadas de mantequilla sin sal + un poco mas para cubrir los moldes
1/4 de taza de harina
1/2 taza de leche
Sal y Pimienta al gusto
1 taza de queso Gruyere
1/4 de taza de queso parmesano + un poco mas para cubrir los moldes
1/4 de taza de tocino cocido
2 cucharadas de cebollin

 
Preparación
1.- Untar los Ramekins o moldes para hornear con mantequilla y despues cubrir espolvorear queso parmesano, asegurate de cubrir bien todas la paredes.
2.- Derrite la mantequilla en una cacerola a fuego bajo, agrega la mantequilla para formar un Roux (masa ligera) y cocinar por
2 minutos. Incorpora la leche poco a poco y mezcla hasta que no queden grumos
3.- Añadir a la mezcla el queso gruyer y el parmesano, revolver bien, condimenta con sal y pimienta.
4.-Transfiere la mezcla a un bowl y añade la yemas de huevo, incorpora bien y seguidamente añade el tocino y el cebollin
5.- Usando movimientos envolventes incorpora las claras batidas
6.- Vierte la mezcla en los moldes para hornear espolvoreados con queso y hornea a 200° de 20 a 30 minutos. Mantengan el horno serrado hasta que finalizan sus cocción, de lo contrario el souffle no inflara.

Via: Chokolate Pimienta