Todo entra por los ojos: como capturar fotos de alimentos atractivas para redes sociales

Spicy Minds, un equipo especializado en desarrollar estrategias de marketing para restaurantes y espacios gourmet nos comparte algunos tips para compartir fotos de alimentos atractivas en redes sociales.

A todos los que hacemos uso de las redes sociales nos ha pasado o al menos a mi me pasa con frecuencia, que estoy revisando las publicaciones del día, encuentro la foto de algún platillo que me abre el apetito de inmediato y es inevitable no darle un merecido Like.

Compartir fotos de tu comida en redes sociales ya no es algo extraño, ahora es todo un fenómeno que va tomando fuerza con los años, y que nos ha tocado a todos: clientes y negocios. Hoy en día encontramos infinidad de cuentas que se dedican de lleno a este tipo de imágenes, creándose incluso tendencias culinarias muy fuertes que acercan a consumidores, restaurantes, bloggers, chefs y todo aquel negocio o persona que se encuentre involucrado con la comida.

Cada vez son más los que se unen a esta tendencia y a la hora de tomar las fotos que posteriormente serán compartidas, hay quienes se deciden por hacer uso de los llamados “estilistas culinarios”; personas experimentadas en el tema que conocen no sólo lo que hay en la mesa, sino también aquellos elementos que son necesarios para hacerlo parecer irresistible. Si no tienes o eres uno de éstos estilistas, quiero que sepas que si puedes lograr fotos increíbles para tus redes y que no se necesita de la mejor cámara del mundo para hacerlo.

Estos son algunos tips para tener en cuenta antes y después de compartir tus fotos:

Comencemos con el pilar fundamental de la fotografía, la luz. Esta es la herramienta ideal para potenciar aquello que más te gusta en tu plato, resalta las texturas de los alimentos y evoca naturalidad. Conseguir la luz natural perfecta, es tan fácil como ubicar tu plato lo más cerca que puedas de una ventana, pero cuidado que debes escoger el momento ideal para hacerlo. Expertos en el tema dicen que el mediodía, es el mejor momento del día si quieres tomar fotos con alto contraste donde se resaltan la fuerza de los colores y las texturas.

● La edición no se puede quedar fuera. Así como “no todo lo que brilla es oro”, no todas las fotos a las que das like en redes sociales están sin editar. Ahora bien, el propósito de la edición no es hacer de tu plato un montaje, es corregir aquellos detalles o imperfecciones que al momento de tomar la foto no se tuvieron en cuenta. Ten presente que cuando se trata de tu comida, ser fieles a la realidad es una de las mejores maneras de atraer, así que dile no a esos filtros que le quiten naturalidad a tu imagen. Por otro lado, editar también te permitirá ajustar tu imagen al tamaño requerido según la red social en la que quieras compartirla.

● Como en casi todo en la vida, menos es más, ¿Es importante que salga ese florero en la imagen o la copa detrás de tu plato? Enfócate en lo verdaderamente importante: la comida, tener adornos en la foto le quita protagonismo a tus alimentos. Si lo que quieres es darle un toque especial a tu plato, siempre puedes apoyarte en las texturas, existe una infinidad de posibilidades: puedes irte por los tonos claros con fondos de mármol por ejemplo o hacer uso de texturas fuertes como la de la madera que realzan aún más tu comida.

Esta simpleza trata de mantenerla en todas tus fotos y evita en lo posible el uso de marcas de agua o textos sobre tus imágenes, ya que pueden llegar a arruinarlas por completo.

Ahora que tienes claridad sobre los aspectos básicos para obtener la foto perfecta, éstos son algunos detalles que deberías cuidar al momento de compartir tu foto:

● La calidad: existe una gran diferencia entre una foto con un poco de desenfoque intencional y una foto mal tomada, descarta las fotos totalmente desenfocadas o aquellas con tan baja calidad que se vean pixeladas.

● El tamaño: ten en cuenta que el tamaño de tu foto va a variar según la red social donde vas a compartirla. En Instagram por ejemplo el tamaño correcto de tu imagen debería ser de 180 x 180 píxeles, en otras redes sociales como Pinterest la longitud es ilimitada y el ancho ideal es de 600 pixeles. Ten presente en qué redes sociales quieres compartir tu foto antes de tomarla.

● La frecuencia con que subirás tus fotos: mejor calidad que cantidad, no te obsesiones con subir una foto todos los días de la semana o una con cada comida del día. Además, cada red social presenta horas de mayor tráfico, así que ten esto presente al momento de compartir tu imagen.

Para terminar, sé muy objetivo con lo que vas a compartir y más aún sobre dónde vas a compartirlo, ¿Tienes claro dónde se encuentran tus clientes actuales y potenciales?, ¿Es mejor Facebook, Instagram o Pinterest?, te recomiendo que hagas uso de las ventajas que te ofrece cada una de estas plataformas: los hashtags que sean tendencia o hashtags propios de tu cuenta, la localización del sitio y las etiquetas de cuentas o personas relevantes que se relacionen con tu plato. Cada red social es diferente y tus posteos deben hacer parte de una estrategia previa que te permita conectarte con aquellos verdaderamente interesados, si no tienes mucha claridad sobre cómo hacerlo siempre es útil apoyarte en expertos en el tema como Spicy Minds.

Recuerda que el propósito final de compartir algo en cualquier red social es conectar, haciendo sentir a quienes te ven, más aún cuando se trata de comida donde todo podría resumirse en compartir y ante todo provocar.

Escrito por: Stefany Domínguez Miranda.

Más tips y artículos relacionados en: SpicyMinds

Visita también: Revista Gastronómica de México.