Manteles limpios, algo que todos disfrutamos pero no pensamos mucho en ellos. Imagina que es hora de servir aquella comida que tomaste tanto tiempo en preparar, quizá algunas gotas del vino tinto caigan sobre ellos, puede que alguien derrame un poco de sopa y para rematar incluso un poco de chocolate de tu postre estrella. ¿Y ahora que haremos? ¡No te preocupes! En el siguiente articulo te ayudamos ya sea si eres un cocinero primerizo o un experto, algunos tips que no puedes dejar pasar. El comienzo Comencemos por separar colores, ¡esto es importante! Imagina que tienes un mantel color blanco, y que para darle un toque de color optaste…