Se cree que el Tastevin tuvo su origen hace mas de 250 años en Borgoña, Francia.

Fue desarrollado por los maestros bodegueros, quienes lo crearon para catar los vinos en los oscuros sótanos de las bodegas; el material elegido para su elaboración fue la plata, para reflejar mejor la luz con la ayuda de una vela y así poder comprobar el color, brillo y limpidez del vino.

El siglo XVII fue el auge del tastevin, este era utilizado en las familias nobles como equipamiento de las bodegas y como objeto decorativo en los comedores. Ya para el siglo XIX estos catavinos constituían un objeto muy preciado entre los viticultores quienes habían perfeccionado su diseño y uso.

Actualmente el Tastevin se ha convertido en el emblema de los sommeliers profesionales, pero su uso en la cata ha disminuido,  pues su amplia boca provoca una difusión rápida de los aromas del vino dificultando la correcta apreciación de los mismos.

Hoy en día podemos encontrar una gran variedad de estilos de Tastevins, estos son algunos ejemplos:

Visita también: Revista Gastronómica de México.