El puente entre el recipiente y tu boca.

Sin duda los primeros inventos datan de la prehistoria, se sabe que fueron elementos realizados en piedra, toscos y rústicos, que a través de los tiempos evolucionaron, además sí en algo puede estar de acuerdo el mundo es en que los primeros hallazgos fueron los utensilios para el procesado de alimentos, la caza, la salud, la medicina, y la ropa.

La historia también está repleta de ejemplos de ideas que han llevado un cierto tiempo para hacerse físicamente reales, tal es el caso del popote, utensilio utilizado para transferir un líquido de un lugar a otro, por lo general del vaso a la boca, tiene la forma de un pequeño tubo por el que sale el líquido, es hueco de plástico o polietileno, recto o con forma de acordeón en la punta para formar un codo.

Las pajillas o popotes más antiguos fueron hechos por los sumerios, utilizaron tallos de plantas, literalmente de paja; análogamente en una piedra pintada hace unos seis mil años, aparece un grupo de hombres bebiendo del mismo recipiente con lo que parece ser un popote de caña; no obstante, de modo similar, el mural de Kenamún, ubicado en la ciudad de Tebas y que data del año 1400 antes de nuestra era, prueba que los egipcios fueron los primeros en usar popotes para beber cerveza y que éstos servían para evitar tomarse los residuos de levadura que quedaban en el recipiente. También hay evidencia de que los babilonios usaban popotes, y que en el caso de la realeza, tomaban sorbos de cebada con un popote de oro cuya extensión iba del trono real hasta un gran recipiente elaborado del mismo material.

Los popotes inicialmente se ofrecieron al mercado como una opción para reducir el riesgo de contraer enfermedades a través de recipientes, vasos y tazas mal lavados. Marvin Stone, fabricante de cigarros de Washington D.C., cansado de que su bebida favorita, whisky con menta, estuviera tibia antes de terminarla y de que perdiera su sabor, creó un tubo de papel para tomar líquidos; Stone encontró una conexión entre el proceso de hacer envolturas de cigarros y hacer popotes artificiales, por lo que después de un año de experimentar enrollando tiras de papel alrededor de un lápiz, patentó su «popote para beber» en 1888; eran tiras enrolladas de papel Manila cubiertas de parafina que medían alrededor de 22 centímetros con un diámetro angosto que evitaba que algún residuo del tamaño de una semilla de mandarina o limón se atorara en él. En 1916 la empresa de Stone inventó la primer máquina para hacer popotes, mismos que se convirtieron en un producto primario y necesario para restaurantes y bares en Estados Unidos, pues las bebidas no perdían su sabor original; fue hasta 1940 que el popote dejo de ser de papel para ser de plástico y con dobleces hacia cualquier ángulo.

Por otra parte, diario se utilizan alrededor de 500,000,000 popotes y se estima que una persona utiliza 38,000 popotes en toda su vida, incluso existen varios tipos de popotes: el recto que es el más común, el periscópico que parece que tiene una palita y muchas veces se utiliza para los frappes, el espiral, de plástico rígido y tiene muchas curvas, el miniatura que viene en los juguitos y el agitador, que se usa para el café o té muy caliente; con base en eso, México ha iniciado campañas anti-popote ya que no existen cifras oficiales de cuántos popotes se desechan, pero sí existen estimaciones de cuánto plástico acaba en los tiraderos a cielo abierto en el país, un popote podría tardar por lo menos 20 años en desintegrarse.

Las campañas para reducir el uso del popote no son nuevas. En 2011, Milo Cress, de entonces nueve años de edad, inició el proyecto en Estados Unidos Be Straw Free (vive libre de popotes) y convenció a la Asociación Nacional de Restaurantes de ese país a eliminar la práctica de introducir los popotes en las bebidas cuando son servidas a los clientes.

Las personas tienden a alejarse de las iniciativas ecológicas porque son regañonas, es cuestión de dar una opción e invitar a la gente a que lo considere, así que cada vez que quieras usar o que te ofrezcan un popote, considera desde su historia hasta su practicidad.

Visita también: Revista Gastronómica de México.