Ojalá la vida fuera como una receta con pasos a seguir… Sin reservas

Sin reservas, una película Estadounidense del año 2007 dirigida por Scott Hicks, un remake de la cinta alemana “Deliciosa Marta” (Mostly Martha, 2001).

Una comedia romántica en la que Kate (Zeta-Jones) es una de las mejores chefs de Manhattan, NY. Una mujer muy exigente entregada totalmente al mundo de la gastronomía, el único detalle es que olvida que en la vida todo tiene un precio, y el de Kate es no tener vida propia, estar hundida en la soledad, tener ataques de rabia y ganarse el odio de algunso cuantos.

Sin reservas

Sin embargo su rutina perfecta da un giro radical cuando su hermana sufre un accidente fatal de tránsito, hecho que cambia por completo la vida de Kate ya que por primera vez en muchos años empieza a tener compañía, pero no de cualquier persona, es nada más y nada menos que su sobrina Zoe quien sobrevivió milagrosamente al accidente.

Al percatarse del duelo de Kate la dueña del restaurante “22 Blecker” toma la decisión de contratar a Nick  (Aaron Eckhart) para el puesto de sous chef, con el fin de evitar el colapso del restaurante, sin contemplar que esto significaría un desafío directo al orgullo de La Chef Kate y a su vez una brecha para el romance.

Sin reservas

En esta cinta se tocan varios temas del mundo gastronómico que es interesante abordar:

El servicio al cliente

Un cliente se queja de la preparación del foie gras, algo que ofende a Kate y creyendo tener la razón llega a insultar al cliente por lo que este molesto decide irse del restaurante.

Existe ese dilema de quién es el que está en lo correcto, los chefs pueden alegar que han aprendido sus técnicas durante largos años de estudio pero al final esta es la industria de la hospitalidad, en ella el cliente siempre debe tener la razón o al menos intentar ser complacido pues es el quien está pagando el servicio y puede requerir ciertas modificaciones en los alimentos.

Un trabajo de largas jornadas

Kate como nos muestra la película amaba trabajar en aquel lugar, se despertaba a tempranas horas de la mañana para ir en busca de la materia prima y dormía a altas horas de la noche supervisando que el restaurante fuera excelente.

Añadir una niña pequeña a la ecuación complico su estilo de vida ya que tenía que asegurarse de su bienestar, contratando niñeras o supervisándola mientras estaba trabajando. Motivo por el cual múltiples personas en el medio prefieren dedicarse a sus carreras en vez de tener hijos.

Esto en un principio ayudó a Kate, una mujer determinada a abrirse camino en un entorno rudo donde usualmente son hombres los que toman el mando, motivo del enojo cuando Nick llegó al restaurante.

Sin reservas

Conclusión

Una película amena y suculenta, con un soundtrack que resalta el lado artístico de las cocinas y nos demuestra que la vida es mejor si logramos quitarnos la venda del orgullo de nuestros ojos para dar entrada a nuevas sensaciones que nos permita disfrutar de nuestros logros en compañía de personas que nos impulse a ser mejores.

Tú también puedes disfrutar de esta gran película: Aquí


Otros Artículos:


Visítanos también en nuestras redes sociales para mayor contenido:

instagram Instagram
facebook Facebook