Tapas españolas y sus maridajes

Tapas españolas y sus maridajes

Un platillo delicioso para acompañarse con una buena copa de vino, aquí te contaremos su historia y algunas recomendaciones de maridajes para hacer de cualquier ocasión ¡Inolvidable!

Su origen

Historiadores aseguran que fue el rey Alfonso XIII quien dispuso que en los mesones castellanos no se sirviese vino si no era acompañado de algo de comida para evitar que este se subiese rápidamente pretendiendo asi evitar una corte alcoholizada.
Aquella que dio paso al origen de la tapa, una rebanada de pan que se depositaba sobre la boca de la jarra o copa servida que “tapaba” el recipiente: de ahí el origen de la palabra. Servía para acompañar la bebida y para evitar que algún insecto entrase en el líquido. Originalmente comenzó a cubrirse la rebanada de pan con una loncha de jamón serrano o algún otro embutido como chorizo, a veces este era sustituido por una rebanada de queso.

tapas-Pintxos-xlarge

 

Hay quien asegura que la idea de la tapa le surgió al rey debido a la siguiente anécdota:
El Rey pidió una copa de Jerez cerca de la playa, pero en ese momento había una fuerte corriente de aire, para que el vino no se llenara de arena, el camarero tuvo la idea de colocar una rebanada de pan cubierta por una loncha de jamón en el catavinos real.

El Rey preguntó por qué ponía eso sobre la copa y el camarero disculpándose le dijo que colocó así la “tapa” para evitar que el vino se estropease con la arena. Al Rey le gustó la idea, se comió la tapa, se bebió el vino y pidió que le sirvieran otro de la misma forma. Al ver esto, todos los miembros de la Corte que le acompañaban pidieron lo mismo, y asi en sus siguientes festines eran acompañadas las copas de vino por estas particulares “tapas”.

Las tapas se han diversificado con el tiempo, ahora además de las típicas aceitunas en todas sus variedades y los frutos secos, aparecen pequeñas tapas de guisos típicos servidos en pequeñas porciones que muy bien pueden sustituir una comida o cena donde incluso los elementos dulces como las mermeladas dan pie al cierre ideal de aquella particular comida cuya práctica genera amistad y compañerismo.

aspic-tapas-y-pinchos-españoles

 

Para disfrutar al máximo de las tapas es importante acompañarlas adecuadamente, por eso compartimos en esta ocasión recomendaciones sobre que vino elegir al momento de decidir hacer maridajes con tapas españolas.

Para elaborar el maridaje perfecto, son muchos los factores que se deberían tener en cuenta. Desde los ingredientes del plato a las características de cada caldo. Para este caso nos centraremos en dos aspectos: el tipo de vino tinto, rosado o blanco y la edad de este que puede ser joven, crianza, reserva o gran reserva.

35555051_m

 

No hay dos vinos iguales, ni siquiera son iguales dos añadas del mismo vino. Si, además, entramos en procesos de crianza las posibilidades son infinitas. Así podremos encontrar vinos con mayor o menor sabor a madera o a fruta, vinos sutiles o intensos, vinos con más o menos cuerpo, o vinos con diferentes niveles de astringencia.

Nuestro objetivo tiene que ser que el vino intensifique el sabor del alimento sin este perderse en él, dando a ver lo mejor de sí al mismo tiempo.
Un consejo es que cuanto más viejo sea un vino, más sabor a madera y consecuentemente, más astringencia tendrá. Cuanto más joven su sabor será dulce y frutal con una intensidad menor.

Esta es una lista practica a considerar:

 

Devour-Barcelona-Wine-Tasting-and-Tapas-Tour-Spain

 

Tintos jóvenes: ideales para tapas de carnes asadas, estofadas y de cocciones largas.
Tintos con crianza: ideales para acompañar carnes rojas, parrillas, carnes de caza y aves. También para embutidos y jamones.
Rosados: ideales para tapas de base de arroz o pasta. También para acompañar tapas vegetales y pescados azules o grasos.

shu-white-wine-grapes-429147292-Julia-Lototskaya-HERO-1440x823

titulo 6

Blancos ligeros: ideales para todo tipo de mariscos, pescados blancos y una tabla de quesos (que, contra toda creencia, maridan mejor con vinos blancos que con tintos).
Blancos con madera: ideales para mariscos y pescados condimentados, ahumados o cocinados a la parrilla. Los pescados de sabor agresivo, como los marinados, también se pueden maridar con vinos blancos con cuerpo, así como carne blanca al grill.
Blancos dulces: para acompañar patés y quesos azules.
Espumosos: el vino que va perfecto con todo por lo que es excelente para sacarte de un apuro.
Finos y manzanillas: ideales para frituras, salazones y encurtidos.

Esperamos que pronto puedas realizar un maridaje de vino y tapas españolas en compañía de tus seres queridos, es una excelente oportunidad para reunirte con ellos y pasar un buen rato en compañía de excelente comida y buen vino.

Otros Artículos:

Leave a comment

1 Comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.