Época victoriana, desayunando como Jane Austin… y su criada

Época victoriana, desayunando como Jane Austin… y su criada

Época victoriana, uno no puede dejar de pensar en las hermosas novelas de Jane Austen como Orgullo y prejuicio o Emma que nos han conquistado a todos.

En esta ocasión te hablaremos de realmente como se alimentaba la gente tanto aristócratas como comunes, para que conozcas mejor la época, y ¿Por qué no? ¡Prepares un menú inspirado!

Época victoriana, ¡A quien madruga, Dios lo ayuda!

Para empezar, las rutinas de comida eran notablemente diferentes a las actuales porque estaban más marcadas por las horas de sol.

Las rutinas también variaban entre las diferentes clases sociales, los aristócratas podían cenar a la luz de las velas, pero las clases bajas no podían permitirse semejante derroche.

Por ello, mayoría de la gente se levantaba muy temprano y se ponía a trabajar para aprovechar las primeras horas de luz.

Época victoriana, se recolectaba la leche a primera hora del dia

 Así, aunque se levantaban a las 7 de la mañana, no se sentaban a la mesa del desayuno hasta las 10.

Este siendo el caso de los trabajadores del campo y la servidumbre de la gente adinerada que desayunaban tras realizar tareas para sus patrones.

Época victoriana, el desayuno Aristocrata

Aristócratas y gente acomodada empezaban el día con un buen desayuno:

  • Fruta preparada.
  • Tostadas de pan de molde blanco
  • Panecillos o bollos
  • Muffins ingleses, crumpets o scones de frutas
  • Mantequilla
  • Mermeladas y miel
  • Nata fresca (clotted cream, espesa)
  • Porridge de avena
  • Huevos (cocidos, escalfados, revueltos o tortillas)
  • Jamón o tocino
  • Ocasionalmente, dulces como pastas o biscuits, tartaletas de mermelada, bizcochos o gelatinas de frutas.
  • Café y leche, que solía tomarse para terminar el menú.

Tras esto las damas hacían visitas y salían de compras, mientras los caballeros trabajaban si tenían profesión o se centraban en gestionar sus propiedades.

Época victoriana, la avena y el trigo era lo que el pueblo podia costear

Época victoriana, el desayuno común

La gran mayoría de la población por otra parte tenia recursos limitados, su desayuno consistía en:

Panques
  • Pan de molde y cocoa

Lo siento, eso no es muy emocionante, pero ser un pobre victoriano tampoco lo fue.

El presupuesto semanal promedio para alimentos de una familia victoriana pobre podría haber sido de alrededor de 12 chelines, y una barra de pan costaba alrededor de 3 centavos.

Por lo tanto, el pan era el alimento básico para el desayuno, el almuerzo y la cena, complementado con té, azúcar y tal vez mantequilla o queso a veces.

Con el pan a veces se hacía un “pudding”, una especie de papilla hecha hirviendo pan o trigo con agua hasta formar una pasta, servida tibia.

No fue genial, pero proporcionó un sustento muy necesario antes del trabajo manual de una mañana.

En cuanto a la cocoa, no nos referimos a un chocolate caliente ¡para nada!

Era agua hirviendo con literal ¡cocoa!, esta bebida se tomaba tanto por aristócratas como gente común pues se creía en Inglaterra en la época victoriana que era altamente nutritiva.

El romance de la época victoriana

Claro que parece fenomenal imaginarnos como una protagonista de algún libro de Jane Austen.

Sin embargo, la realidad era muy diferente tanto si eras rico como pobre, y esto ha evolucionado hasta la modernidad.

Quizá sea por la famosa cocoa, por ejemplo, que el chocolate para preparar el chocolate caliente se vende en polvo en países ingleses y no en tablilla como en México.

Al igual que por querer aprovechar los lácteos es que se comenzó a utilizar el buttermilk, solo por mencionar algunos alimentos de la época.

En cuanto a ti dinos ¿Cuál es tu libro favorito de Jane Austen? ¿y cual sería tu platillo favorito de época?

Época victoriana, uno no puede dejar de pensar en las hermosas novelas de Jane Austen como Orgullo y prejuicio o Emma que nos han conquistado a todos.


Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.