Champaña, una bebida de celebración que con sus burbujas e inigualable sabor nos acompaña en momentos inolvidables.

Un tipo de vino con varios datos curiosos alrededor ¿Te gustaría conocerlos?

¡Pues comencemos!

Mapa Champaña
Region de champaña, Francia

Pierre Pérignon, monje de la champaña

La historia comienza a finales del siglo XVII en la abadía de Hautvillers en la región de Champagne, al norte de Francia.

Cuenta la leyenda que pusieron a cargo de la bodega de la abadía a un monje ciego de nombre Pierre Pérignon.

Monje que carecía de vista, pero tenia un particular don para el vino, se dice que era capaz de reconocer de qué viñedo procedía una uva con solo probarla.

A Pierre se le metió la idea de elaborar vino blanco a partir de uvas de Pinot Noir (uvas tintas).

Para conseguir esto, opto por darle una doble fermentación al vino; la primera en barrica y una segunda en la propia botella.

Sorprendentemente, una de las botellas boto el tapón debido a las burbujas producidas dentro de ella, Pierre probó aquel excepcional vino y llamó a sus compañeros gritando «¡Venid pronto, estoy bebiendo estrellas!»

¡Cheers!

Encantado con este resultado, se propuso dominar el arte de crear esas “estrellas” dentro de las botellas. Al resultado lo llamaron “Vino de Champaña”, pues se creó en aquella región.

Pierre opto por cambiar el frágil cristal en que se conservaba el vino, por cristal inglés de mayor resistencia y el tapón que se usaba hasta entonces de madera aceitado por uno de corcho que noto utilizaban peregrinos de San Feliu de Guíxols para tapar sus cantimploras, así podría respirar mejor el vino y evolucionar de la mejor forma.

Al monje Pérignon se le concedió el título honorifico de «Dom» palabra que procede del latín «Dominus». A Dom Pérignon, se le atribuye también el método de assemblage o mezcla de uvas.

El incremento en la venta de tapones de corcho a los viticultores de Champagne alertó a los catalanes, que empezaron a preguntarse qué innovación había en cuanto al vino, lo que los hizo interesarse por el método champenoise.

En 1794, Jean Rémy Moët hijo del prestigioso bodeguero Claude Moët, compró los viñedos de la abadía de Hautvillers, y más tarde, incorporaría al negocio a su yerno Pierre Gabriel Chandon, creando las famosas bodegas Moët & Chandon.

En 1804 murió François Clicquot, fundador de las prestigiosas bodegas Clicquot en Reims.

Se creyó que las bodegas cerrarían, pero su viuda Nicole Barbe Ponsardin, una mujer curiosamente sin ninguna experiencia en el mundo del vino se convertiría en la primera mujer al mando en este negocio, y sacaría adelante su famoso Veuve Clicquot.

Nicole mejoró el método champenoise retirando los sedimentos que hasta entonces llevaba el champán, colocando las botellas inclinadas boca abajo y dándoles 1/8 de giro cada día.

De modo que los sedimentos se acumulaban en el tapón y se retiraban al quitarlo, colocando posteriormente el corcho definitivo.

Madame Clicquot, también fue la primera en etiquetar las botellas, a ellas añadió un escudo con un ancla, que representaba su gran flota de barcos en los que transportaba sus vinos, y una estrella, que recordaba al cometa que fue visible de marzo a noviembre en el año de 1811.

A esta importante mujer se le recuerda como “La gran dama de la Champaña”; quien inspiro a otras mujeres como Louise Pommery, Camille Orly Roederer o Lily Bollinger a adentrarse y seguir revolucionando la industria del vino.

La casa Moët & Chandon a finales de los años 20, decidió homenajear a aquel monje ciego, inventor del método champenoise, dándole su nombre a su mejor champaña bautizándola así Dom Perignon.

Durante años Francia reclamo la denominación de origen de la Champaña para los vinos creados en esta región, según el método champanoise.

Finalmente el Consejo Regulador de Vinos Espumosos, decidió en 1972 denominar «Cavas» a los vinos creados por ese mismo método fuera de la región de Champaña.

Maridajes

Para acompañar de la forma mas extraordinaria esta elegante bebida, te recomendamos:

  • Quesos como el brie o el camembert.
  • Los pescados y mariscos pueden resultar la pareja perfecta en salsas suaves o crudos.
  • Frutos secos
  •  Patés y foies
  • Charcutería y ahumados
  •  así como postres.

Si eres fan del vino, descubre también curiosidades del lambrusco

Champaña, el único vino en el que puedes degustar las estrellas a cada sorbo.

Visítanos también en nuestras redes sociales para mayor contenido:

instagram Instagram
facebook Facebook

Otros Artículos: