Natto, saludable pero difícil de comer

Natto, saludable pero difícil de comer

Los alientos fermentados están presentes en distintas cocinas del mundo, algunos desde tiempos antiguos.

La tendencia por los alimentos fermentados como el kéfir, el kimchi, chucrut y en este caso el natto tienen características en común ya que además de ser productos que conllevan un proceso de fermentación, a todos se les atribuye beneficios para la salud.

El natto es curioso en sí, ya que a pesar de ser típico de Japón, se divide entre los gustosos del natto y los que prefieren evitarlo, de hecho, muchos japoneses suelen preguntar a los extranjeros si han probado y les gusta el natto, ya que por su peculiar olor puede repeler a más de uno. Sin embargo, pese a lo anterior, la fama saludable de este alimento se ve intacta y por el contrario, se habla mucho de lo nutritivo de este producto.

La soya

Esta planta leguminosa, produce lo que comúnmente conocemos como “vaina” y que en su interior guarda 3 granos de los cuáles se obtienen diferentes derivados.

Debemos mencionar que estos granos son muy saludables por sus propiedades nutricionales de las cuáles la más destacable es su cantidad de proteína, muy buscada por aquellos que desean disminuir el consumo de proteína animal en su dieta.

La soya es increíblemente versátil, los granos de esta leguminosa son la materia prima de diversos productos como tofu, leche vegetal, miso, aceite, harina, entre otros. Así mismo se puede consumir de manera tierna como por ejemplo los edamames y en forma de germinado.

¿De que esta hecho?

Preparado a base de granos de soya, el natto posee una textura viscosa y elástica, además de un olor peculiar que según las personas que lo han olido es fuerte y no resulta muy agradable.

Para producir este alimento los granos de soya son cocinados y sometidos a una fermentación mediante Bacillus Subtilis, que se deja reposar en un ambiente cálido para generar el proceso fermentativo. Por la acción de dicha bacteria los granos de soya generan una sustancia que da como resultados unos hilos elásticos persistentes cada vez que se manipula el natto.

Aunque eso si, el natto presume de una carga nutricional muy buena, rico en aminoácidos, fibra, probióticos y en algunos minerales y vitaminas, por lo que muchos japoneses recomiendan y consumen este producto, aun a los que no les agrada su sabor.

Indudablemente es un alimento icono de la cocina nipona, en algunas ocasiones se suele incluir en el desayuno con arroz, sopa miso, pescado y otros ingredientes típicos de Japón.

De hecho existe una manera recomendada para preparar y comer natto, que consiste en verte salsa de soya y un huevo crudo sobre el natto para después mezclar todo y acompañarlo de arroz blanco, así mismo algunas veces se añaden otros ingredientes como cebollín picado.

Sin duda alguna consumir natto es una tarea compleja, el prepararlo y más aún el disfrutar su sabor es un tema que puede tomar largo tiempo para asimilar, teniendo incluso que ser valiente para dar la primera prueba y emitir el veredicto personal. Pero aun así, este producto es tan interesante que valdría mucho la pena animarse, degustarlo y con el descubrir otra riqueza de la gastronomía japonesa.

También te puede interesar: ¿Se puede comer el bambú?

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.