Pastel de luna, un bocadillo muy especial

Pastel de luna, un bocadillo muy especial
El pastel de luna o como se conoce en chino yuèbǐng es una preparación estrechamente relacionada a una temporalidad y festividad especificada. Así mismo forma parte de la grata convivencia familiar siendo muy importante en la unión de esta celebración.

Festival del medio otoño

El Festival del medio otoño o festival de la luna es una festividad antiquísima originaria de china, con ella se tenia el propósito original de venerar a la luna y su deidad; así como para atraer la buena fortuna a las cosechas venideras.

Celebrado el 15 del octavo mes en el calendario lunar, (entre septiembre y principios de octubre en el calendario gregoriano) este evento ha evolucionado a lo largo del tiempo, en el cuál se reunían bajo la luna llena para disponer de un espacio en donde posicionar frutas y bocadillos a manera de ofrenda.

Siendo una importante celebración y popularmente conocida como la fiesta de la reunión, esta festividad se convirtió en un momento de convivencia familiar para contemplar la luna, degustar diferentes alimentos y disfrutar de la compañía.

Pastel de luna

Aunque no se sabe exactamente cuando empezó la tradición de comer pastel de luna, esta preparación culinaria formó parte relevante en un evento histórico ya que en la noche del festival del medio otoño, introdujeron secretamente un mensaje de rebelión en este bocadillo que se intercambio entre la población, logrando así organizar la fuerza comunal y propiciar un levantamiento en contra de los regentes mongoles que ejercían el poder en el pueblo chino.

De esta manera, el intercambiar pasteles de luna en el festival del medio otoño, se volvió una costumbre que perdura hasta el día de hoy y forma parte indispensable de esta celebración.

Este bocadillo guarda mucho significado, que acarrea diversos mensajes, uno tan literal como escribir caracteres chinos de buena fortuna; que en algunos casos se remplazan con ilustraciones que evocan a la festividad o con el nombre de la panadería de procedencia; y otro más simbólico ya que la forma redonda (aunque también existen cuadrados) de este “pastelito” como la luna, trae consigo el mensaje de unión familiar, así como la felicidad y prosperidad.

También hay que mencionar que este bocadillo se consume en otros países como Vietnam, Indonesia, Japón, Filipinas, Malasia y Taiwán en donde varían en preparación y nombre.

¿De que se compone?

Su elaboración es sencilla consiste básicamente en una masa con 4 ingredientes principales harina de trigo, aceite, jarabe dulce o miel y agua. Con la masa hecha se pasa a rellenar de diversas preparaciones densas, siendo los más tradicionales aquellas elaboradas con cerdo asado mezclado con frutos secos y semillas (como almendras, nueces, semillas de calabaza y ajonjolí), el de granos rojos de soya y el de semillas de loto. Así mismo puede incluir una yema de pato en salazón. Después se forman unas esferas de tamaño mediano que se enharinan y se pasan a prensar en un molde de madera con los caracteres chinos elegidos; se desmoldan y se untan con yema de huevo para meterlos a hornear y lograr un color dorado.

Comúnmente se acompañan de y así como otras preparaciones de la gastronomía china, cada región puede tener su propia versión típica.

El pastel de luna es una de esas preparaciones existentes en los países que son sencillas pero muy especiales y significativas; capaces de hacer a las personas añorar la temporada de preparación para disfrutar de su sabor y de lo que su consumo implica, la convivencia, la unión y el compartir en familia.

También te puede interesar: ¡Catar! como disfrutarlo en el mundial

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.