Umeboshi: la ciruela japonesa

Umeboshi: la ciruela japonesa

Icónico de Japón, este albaricoque en salazón es famoso tanto por su singular sabor como por las propiedades que se le atribuyen.

El Umeboshi es un curioso alimento originario de la cocina nipona, un albaricoque denominado la ciruela japonesa, más conocido en México como chabacano, el cual se deja secar para someterse a un proceso de salazón enriquecido con hojas de shiso cuya variedad de hojas rojas se utiliza para teñir el albarioque en el proceso.

Akijiso

El shiso es una variedad de Perilla frutescens, una planta aromática cuyas hojas se emplean en la gastronomía japonesa y en diversas cocinas asiáticas, en donde se utiliza tanto cruda como guisada y para aromatizar diversas preparaciones o en bebida a manera de infusión.

Se puede encontrar dos tipo shiso, una de hojas verdes llamada aojiso y otra de hojas rojas conocido como akajiso, siendo esta última la utilizada para darle el color característico al umeboshi.

Las hojas presentan bordes dentados y poseen un sabor que recuerda a la menta con toques cítricos y picantes así como una sensación refrescante.

El aojiso es comúnmente empleado para decorar o sustituir algunos elementos en diferentes platillos como el alga por ejemplo.

El akajiso por su parte, además del uso mencionado arriba como pigmentante, es empleado en algunos furikakes, que son un tipo de condimento compuesto de diversos ingredientes deshidratados que se utilizan para dar un toque de sabor a diferentes preparaciones como al arroz blanco.

El umeboshi consiste en albaricoques en salazón con akajiso.

Elaboración

Todo inicia al dejar secar los albaricoques, que por la deshidratación se reducen en tamaño y se arrugan, con lo cual están listos para pasar al proceso de salazón, en el que se introducen en barriles para cubrirlos con sal y dejar actuar por un tiempo de 2 semanas, después se añaden las hojas de akajiso para volver a reposar un tiempo de 3 semanas; cabe destacar que en este proceso también se pone un peso que ejerza presión en los albaricoques, esto hace que por acción de la sal, se obtengan el líquido marrón restante de y que por el akajiso, este se tiña de color rojo junto con la fruta. Ya para terminar se retiran las frutas de la sal y se vuelven a dejar secar en el sol por algunos días para finalmente introducirlas otra vez en sal por una semana.

Con todo este proceso se obtiene un albaricoque arrugado con un sabor salado y acido que normalmente se puede encontrar entero junto con el líquido rojo que lo caracteriza.

Cualidades

El umeboshi se puede definir como una fruta conservada en salazón, ya que al deshidratar la fruta al sol y por acción de la sal se obtiene un producto con un durabilidad muy larga, por lo que puede permanecer en nuestra despensa habitual sin la preocupación de que sea un producto delicado.

El albaricoquero posee una bella flor que guarda similitud con la de durazno, ciruelo y la icónica flor de cerezo.

Es utilizado desde hace mucho tiempo y ha acumulado el reconocimiento por ayudar en ciertos malestares como la fatiga del cuerpo debido a su buena fuente de hierro, además de su propiedad alcalinizante en el organismo, así como destacar por su contenido de fibra que puede mejorar el funcionamiento del aparato digestivo.

Esta fruta salada se puede consumir de diversas maneras, siendo las mas comunes: encima de arroz, en el centro de onigiris o como infusión; preparaciones en la cuales el umeboshi se utiliza entera para una vez consumidos los demás elementos, se pueda degustar de manera individual, lo cual a decir verdad también es muy común, ya que se suele comer el umeboshi sin ningún acompañamiento o preparación previa, simplemente así, sin complicaciones, por lo que de querer agregarlo a tu dieta, no te será complicado el integrar este producto tan singular.

También te puede interesar: Edulcorantes artificiales, pros, contras y usos.

Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.