La pasta es una de las recetas de la cocina italiana más deliciosas desde todos los tiempos. Siendo en Italia el acompañante esplendido de prácticamente cualquier comida, hacerla en casa requiere mucho menos tiempo del que podemos imaginar y si preparamos una buena cantidad es posible congelarla para tenerla, de este modo, siempre lista para cocinar. En esta ocasión te enseñaremos como preparar tu propia pasta.

Consejos para la pasta

Existe una pequeña fórmula que siempre funciona cuando se prepara pasta y esta es: 50 gr de sémola de trigo +50 gr harina de trigo + 1 huevo por ración.  

Por otro lado la cantidad de líquido puede ser proporcionada a través de huevo y otras veces agua según el tipo de pasta, dependerá del tipo de sémola o harina que utilicemos y de su capacidad de absorción.

Pasta fresca

Ingredientes:

250 gr Sémola de trigo

250gr Harina de trigo para la pasta

100gr Harina (la cual utilizaremos para estirar la pasta y para el reposo)

3 huevos

1 pizca de sal rosada

Procedimiento:

1.-Comenzamos formando un volcán en la mesa con la sémola y el harina. Abrimos un hueco en el centro y a continuación rompemos los huevos en el hueco, añadimos una pizca de sal y batimos con un tenedor.

2.-Empezamos a incorporar la harina desde los bordes sin dejar de batir. Poco a poco la mezcla tomará consistencia de crema. A este punto podemos empezar a utilizar las manos: seguimos incorporando la sémola a la mezcla. Empezamos a amasar.

3-Seguimos amasando durante unos 10-15 minutos. Esta fase la podemos realizar con la ayuda de un batidor de cocina con la herramienta del gancho, pero se puede hacer perfectamente a mano con un poco de paciencia. Al principio la masa será bastante irregular y tendrá muchos grumos. Poco a poco, conforme vayamos amasando, la masa se volverá lisa y elástica. Utilizaremos la parte baja de la palma de la mano, con la que podemos hacer más fuerza.

4.-Es posible que las cantidades señaladas tengan variaciones. Según utilicemos sémola o harina, según el tamaño de los huevos la masa podría admitir más o menos cantidad de líquido. De este modo, si vemos que la masa está muy pegajosa podemos aumentar un poco la cantidad de harina/sémola; por el contrario, si resulta muy seca podemos añadir un poco de huevo batido o de agua. La masa estará lista cuando sea lisa, elástica y sin grumos. Haciendo presión con un dedo, la masa recupera rápidamente su forma. La envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en el refrigerador durante al menos 30 minutos.

5.-Pasado este tiempo podemos pasar a estirar la pasta. Tomamos un tercio de la pasta y cubrimos el resto de nuevo con el film transparente. Es importante no dejar la pasta al aire demasiado tiempo porque se seca muy rápidamente. Ponemos un poco de sémola o harina en la mesa de trabajo, tomamos la masa y la aplanamos un poco con las manos. Ajustamos el rodillo de la máquina para pasta en la abertura más grande (depende de la marca de la máquina ésta puede corresponder al número más pequeño o más grande).

6.-Empezamos a estirar la masa: durante las primeras pasadas puede suceder que la pasta no se presente muy compacta y se deshaga con facilidad. La doblamos sobre sí misma y la volvemos a pasar hasta que la veamos bien amalgamada. La volvemos a doblar y a pasar por la abertura más grande, girando el sentido con la que la introducimos en la máquina 1/4 de vuelta, dos o tres veces más. Estas primeras pasadas son un paso importante en el amasado de la pasta. Cada una de las veces pasaremos la mano por la superficie de la pasta añadiendo un poco de harina, sobre todo si la notamos un poco húmeda.

7.-Cerramos poco a poco la abertura de los rodillos de la máquina y seguimos pasando la pasta que cada vez será más fina. Depende del formato de pasta que queramos realizar podemos dejarla más o menos gruesa. Lo mejor es llegar al quinto número, si queremos preparar espaguetis, tallarines, tagliatelle, o al sexto, si estamos preparando pasta rellena. En caso de pasta rellena el grosor también dependerá del tipo de relleno. Cuando más fina estiremos la pasta más delicada resultará, pero también será más difícil de manejar y cocer.

8.-Por último, cuando hayamos estirado la pasta del grosor deseado, podemos utilizar los accesorios de la máquina para cortar tallarines, espaguetis, tagliatelle o pappardelle (todos ellos se diferencian por la anchura: de pocos milímetros de los tallarines a un par de centímetros de las pappardelle).

9.-Una vez cortada la pasta la dejamos reposar en una bandeja con abundante sémola o harina (para evitar que se pegue entre sí) o la podemos colgar y dejar secar. Es importante acordarnos de frotar el secador de pasta con harina antes de colgar la pasta si no ésta se pegará a la madera.

10.-Ya sea para estirar la pasta como para cortarla, la máquina no es completamente necesaria. Es cierto que es de gran ayuda pero con un poco de práctica podemos aprender a estirar la pasta con un buen rodillo. Para formar nuestros espaguetis se deben seguir estos pasos: esparcimos abundante harina sobre la tira de pasta estirada y la doblamos sobre sí misma. Volvemos a esparcir la superficie con harina y volvemos a doblar. Repetimos hasta que tengamos un “paquetito” de unos 8-10 cm. Cortamos tiras del grosor que queramos la pasta y las abrimos para evitar que se peguen entre ellas.

11.-Cocer la pasta es muy fácil: preparamos abundante agua ligeramente salada con sal de mar y la llevamos a ebullición. Una vez que haya empezado a hervir añadimos la pasta, eliminando previamente la harina en exceso y la dejamos cocer durante pocos minutos, separándola un poco con ayuda de un tenedor, sobre todo al principio, para evitar que se pegue. En Italia no es costumbre añadir aceite al agua de cocción ya que la pasta lo absorbe y se incrementa mucho la cantidad de grasa del plato. Es suficiente mover la pasta delicadamente durante los primeros segundos de la cocción. Él tiempo de cocción puede variar dependiendo del grosor y de nuestro gusto.

Esperamos te animes a preparar esta deliciosa receta de pasta que va esplendida con cualquier salsa, un platillo autentico italiano al alcance de tu mesa.

Otros Artículos: