Chocolate caliente, la bebida de dioses que conquisto reyes

Chocolate caliente, la bebida de dioses que conquisto reyes

Chocolate caliente, una bebida que tomamos una fría tarde de lluvia para mejorar los ánimos o acompañando un delicioso pan a la hora del desayuno.

Chocolate caliente, hoy en día lo vemos en todos lados, sinembargo un día fue bebida de dioses aztecas que se introdujo en los banquetes de los nobles.

¡Después de este articulo no volverás a verlo de la misma forma!

El Cacao

El chocolate, bebida y fruto divino

El árbol del cacao era para los nativos de la época prehispánica altamente valorado ya que con el preparaban una bebida divina.

Los aztecas creían que las semillas de las que obtenían el chocolate eran un regalo de Quetzalcoatl dios de la sabiduría, tan importante era el cacao para los aztecas que utilizaban las almendras como moneda.

Semillas del cacao

Estos recibieron de los mayas el secreto de la preparación del chocolate el cual consistía en moler las habas del cacao hasta reducirlas a polvo y posteriormente añadirle maíz asimismo molido, otras semillas e inclusive algunos tipos de chile.

Esta mezcla se revolvía con agua fría y se removía hasta lograr una cremosa espuma.

chocolate
Semillas de cacao tostadas

La llegada de Colón

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón salió del puerto de Sevilla en busca de un atajo marítimo en dirección a Asia.

Sin esperarlo encontró un Nuevo Mundo, un continente inexplorado con diversas riquezas que descubrir.

Durante su cuarto viaje al continente americano, en mitad de una tormenta el navegante y sus hombres se vieron obligados a desembarcar.

Barras de chocolate, producidas gracias al arbol del cacao

Según se cuenta, interceptaron una embarcación maya que llevaba como carga algunos frutos a los que Colón no dio importancia.

Sin saberlo, Colón había tenido el primer contacto con las semillas del árbol del cacao, una planta no solo divina para los nativos, sino que en el futuro seria altamente valorada a nivel mundial.

Chocolate caliente

Introduciendo el chocolate en Europa

Las semillas de cacao viajaron en barcos junto con otros productos dirigidos al continente europeo.

Al principio los españoles mostraron rechazo por el chocolate ya que decían su sabor amargo y picante les desagradaba además de que los labios quedaban como manchados de sangre tras beberlo.

Chocolate caliente espumoso

El chocolate caliente en la iglesia

Según diversos autores, fueron los monjes los encargados de difundir el consumo del chocolate en los monasterios.

Hubo varios debates si este era contrario a los preceptos de mortificación y pobreza, pero se llegó al veredicto de que a los líquidos no infringir el ayuno durante ciertas celebraciones era un alimento que la iglesia aceptaba.

Carlos V

Carlos V el rey del chocolate y otros nobles

En el siglo XVI el chocolate caliente fue presentado a Carlos V por Hernán Cortés, el rey sintió agrado por esta bebida, pero la cambio añadiendo leche y azúcar para que fuera más agradable a su paladar.

A partir de ese momento su aceptación fue en aumento llegando a consumirse en Madrid más de cinco toneladas de al año.

Según las crónicas del momento, no había calle en la capital en la que no se vendiese siendo un producto de lujo altamente valorado.

En el siglo XVII, servir un chocolate caliente se volvió parte imprescindible al recibir visitas de invitados en la alta sociedad, este solía acompañarse de bizcochos para remojar en él.

Si la merienda se celebraba en invierno, lo normal era que se tomase al calor de la chimenea rodeados por almohadones de plumas.

Si por el contrario el chocolate caliente se bebía en verano se acompañaba de un vaso de helado.

Chocolate caliente, bebida de nobles

Pronto, el resto de Europa, sobre todo Francia, adoptó esa elegante costumbre.

Una de las responsables fue Ana de Austria, quien exportó la costumbre de merendar y desayunar chocolate tras su boda con Luis XIII.

María Teresa de Austria, hija de Felipe IV y esposa de Luis XIV, afianzó esta práctica al tomar chocolate de manera habitual en su nuevo país.

Mancerina

Mancerinas para beber chocolate caliente

Dado que el chocolate se consumía espeso, las manchas que producía al derramarse eran desagradablemente visibles y difíciles de quitar.

Un día de 1640 cuando a Don Pedro Álvarez de Toledo y Leiva, virrey del Perú y primer marqués de Mancera, se le ocurrió una solución.

El chocolate caliente al ser espeso tiende a generar manchas dificiles de quitar

Inventó un recipiente que consistía en una pequeña bandeja con abrazadera central, en la que quedaba sujeta la pequeña vasija sin asa en cuyo interior se vertía el chocolate.

En honor a su inventor la bandeja sería bautizada como mancerina, según el nivel social de quien servía la merienda, las mancerinas podían ser de plata, de porcelana o de barro.

Lo que ocurrió después

Todo cambió a partir del siglo XIX, cuando las técnicas de la Revolución Industrial favorecieron aún más su consumo y abarataron su coste.

Pronto el té y el café fueron desplazando al chocolate caliente, que empezó a asociarse con la gente de clase media.

El chocolate caliente ha tenido una larga historia a su alrededor, por lo que te recomendamos beber una buena taza de él.

Una preparada con autentico cacao mexicano y quizá un toque de picante para que degustes nuestra maravillosa tradición que ha dado la vuelta al mundo.

Si quieres conoces más sobre bebidas prehispánicas te recomendamos nuestro articulo sobre el Tejate, una bebida refrescante para tiempos de calor.

Chocolate caliente, degustado desde poderosos tlatoanis hasta grandes reyes europeos.


Visítanos también en nuestras redes sociales para mayor contenido:

instagram Instagram
facebook Facebook


Leave a comment

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.